Jesús vino a predicar su doctrina a las gentes de Israel. En aquel pueblo nació, entre ellos vivió, a ellos predicó su mensaje y entre ellos hizo sus milagros, salvo en contadísimas exepciones, como en el caso de la cananea o en el caso la samaritana.

Por qué quiso Dios hacerlo así es algo que solamente Él sabe. Nosotros podemos tan solo intuirlo: posiblemente convenía que sembrase allí porque era el único terreno abonado para que su semilla pudiera echar raices y crecer.

En cualquier caso, en el deseo del Padre y en el deseo de Jesús estuvo siempre el llevar esa doctrina a toda la humanidad, invitando así a todos los hombres y mujeres a vivir desde un profundo amor a Dios y un profundo amor a los hombres.

Y por eso, una vez resucitado Jesús, envió a los suyos a recorrer el mundo entero para extender su Evangelio. Una misión a todas luces imposible en un momento histórico en el que aún no había internet, no había televisión, no había radio, no había telegrama, no había trenes, no había aviones y no había coches. Para hacer posible su misión, eso sí, les regaló algo realmente especial: les regaló el Espíritu Santo, quien les repartió su luz, sus dones, les cambió la mirada y los ayudó a ser perseverantes y tan valientes. Y aquellos once apóstoles, tan humanos y tan cargados de defectos y miserias como cualquiera de nosotros, lo consiguieron: extendieron la doctrina de Jesús por todos los confines del mundo transformando así las vidas de todos aquellos que quisieron escucharles entonces y ayudando a transformar también las vidas de todos aquellos que hemos querido escuchar esa doctrina muchos años después de que ellos se fueran al Cielo para volver a vivir junto a su Maestro, ya para toda la eternidad.

Todos estamos llamados a formar parte de un solo rebaño y a tener un solo pastor. Da igual en qué continente hayamos nacido, en qué momento histórico, cuál sea nuestra lengua materna o en qué clase social nos hayamos criado. La doctrina del amor es universal y todos, sin excepción, estamos llamados a vivir desde el servicio. Sean cuales sean las circunstancias que rodeen nuestra vida.

Estamos llamados a sentirnos hermanos del resto de los hombres. Y a hacer de esta querida Iglesia nuestra -con sus luces y con sus sombras- un lugar de acogida y un lugar de encuentro para todos. Y a tener la mirada puesta, de manera preferente, en aquello que nos une en lugar de en aquello que nos separa.

Sólo cuando nos sintamos un solo rebaño llegaremos a alcanzar esa unidad por la que suspiraba Jesús: la unidad entre nosotros y la unidad, también, con Jesús y con el Padre.

En aquel tiempo, muchos de los judíos que habían venido a casa de María, viendo lo que había hecho, creyeron en Él. Pero algunos de ellos fueron donde los fariseos y les contaron lo que había hecho Jesús. Entonces los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron consejo y decían: «¿Qué hacemos? Porque este hombre realiza muchas señales. Si le dejamos que siga así, todos creerán en Él y vendrán los romanos y destruirán nuestro Lugar Santo y nuestra nación». Pero uno de ellos, Caifás, que era el Sumo Sacerdote de aquel año, les dijo: «Vosotros no sabéis nada, ni caéis en la cuenta que os conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación». Esto no lo dijo por su propia cuenta, sino que, como era Sumo Sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación —y no sólo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos—. Desde este día, decidieron darle muerte.

Juan 11, 45 – 53

La imagen es de pixabay en pexels

2 comentarios

  1. Querida Marta:
    Muy acertada tu reflexión en este jueves Santo, día del Amor Fraterno.
    Ojalá que así sea y así nos sintamos.

  2. Existen varios estudios que concluyen que Jesús vino en el momento preciso. Creo que el resultado de la difusión de su doctrina avala esta teoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.