Mi nombre es Marta, estoy casada, tengo dos hijas, soy Ingeniera Industrial del ICAI y vivo en Madrid.

Disfruto leyendo el Evangelio y lo hago muy a menudo desde hace ya años. También tengo cierta casi-adicción a los libros del Padre Ayúcar, sacerdote jesuita gracias al cual llegué a Dios.

Así que, «la teoría» puedo decir que me la se bastante bien. Otra cosa es «la práctica»… a veces avanzo en el camino del Evangelio y lo vivo incluso en las pequeñas cosas del día a día y otras muchas veces, no solo no avanzo, sino que doy pasos hacia atrás.

Aún sabiendo que no soy precisamente un modelo a seguir, escribo este blog desde el que comparto mis reflexiones con quienes las queráis leer. Con la esperanza de que a alguno os puedan servir de inspiración y os lleven a querer conocer -y sobre todo a querer vivir- el Evangelio.