Preparar, como Juan Bautista, el camino a Jesús

Preparar, como Juan, el camino a Jesús

Juan Bautista supo entender muy bien cuál era el plan que Dios tenía para él: preparar el camino a Jesús, hacer de puente, de transición, entre la religión judía y el Evangelio. Supo preparar los corazones de quienes le escucharon, sembrando en ellos la semilla que luego Jesús regaría y haría crecer. Invitó a quienes tuvo cerca a que hicieran balance, se convirtieran y se iniciaran en el camino del amor. Y jugó así un papel clave en la historia del cristianismo y en la historia de la humanidad

Leer más → Preparar, como Juan, el camino a Jesús
Adviento

Y aquí está, de nuevo, el Adviento

Después de un año trepidante, en el que hemos continuado viviendo tiempos de cambio, tiempos de incertidumbres, tiempos de reajustes, tiempos en los que como humanidad, como sociedad y como personas de andar por casa hemos tenido que aprender a hacernos más resilientes, llega de nuevo a nuestra vida el Adviento: un espacio en el año en el que se nos invita a parar, a hacer balance y a preparar el corazón para recibir a ese Niño que quiere nacer de nuevo en todos nosotros y transformar nuestra mirada y nuestra forma de estar en el mundo.

Leer más → Y aquí está, de nuevo, el Adviento
Sin pausa pero sin prisa

Sin pausa pero sin prisa

Jesús nos habla muchas veces en el Evangelio sobre lo necesario que es que centremos nuestra vida en lo que de verdad importa.  Y nos invita continuamente a que estemos preparados y a que no nos dejemos enredar por las muchas distracciones que nos rodean que, sin ser necesariamente malas, lo cierto es que nos acaban robando el tiempo, nos acaban robando el corazón y nos acaban distrayendo mucho de lo que debería ser lo esencial.  Y así, distraídos, y casi sin que nos demos cuenta, pueden pasarnos las semanas, los meses e incluso los años.

No debemos desperdiciar nuestra vida, dejando para más adelante eso que de verdad importa. Porque ninguno de nosotros sabemos cuánto tiempo viviremos ni cuáles serán las circunstancias que irán envolviendo nuestros días. ¿Por qué no ponernos en marcha ya?

Leer más → Sin pausa pero sin prisa
¿Cuál es nuestra respuesta?

¿Cuál es nuestra respuesta?

A lo largo de la vida se van sucediendo los momentos buenos y los que no lo son tanto: los días de alegría y los de tristeza, los días de éxitos y los de fracasos, los días de salud y los de enfermedad, los días de seguridad y los de inseguridad, los días de avances y los de retrocesos, los días de sol y los días grises, los días en los que parece que todo sale bien y esos días en los que parece que no acertamos con ninguna de las decisiones que vamos tomando.

En ocasiones, tenemos capacidad de influir en la marcha de las cosas. Pero son muchas las veces en las que las situaciones se presentan sin que nosotros podamos hacer nada por evitarlo. Y lo único que está en nuestra mano es reaccionar.

Y en nuestra respuesta frente a lo que nos pasa es en la que se ve la pasta de la que estamos hechos y lo que llevamos en el corazón.

Leer más → ¿Cuál es nuestra respuesta?