Espíritu Santo

El Espíritu Santo, aún formando parte de la Santísima Trinidad, es para muchos cristianos un gran desconocido. Quizás porque, si bien la persona de Dios Padre y la de Jesús podemos asimilarlas a figuras tan cercanas y tan conocidas para todos como la de un padre y la de un hijo, no ocurre igual con el Espíritu Santo, con quien nos vemos obligados a recurrir a un concepto abstracto.

El Espíritu Santo es el amor entre el Padre y el Hijo. Un amor, esencia de cada uno de ellos, infinito y perfecto que conforma una tercera persona, íntimamente ligada a las otras dos.

El papel del Espíritu Santo en tiempo de los apóstoles fue clave:

Los apóstoles pasaron junto a Jesús sus tres años de vida pública. Le oyeron predicar en público, le escucharon en privado cada día, vieron cómo dedicó su vida a los demás y fueron también testigos de la estrechísima relación que le unía a Dios Padre. Pero, pese a la intensidad de esos tres años de convivencia, lo cierto es que no llegaron a comprender su mensaje con profundidad.

El propio Jesús, en la Última Cena, cuando les avisó de que su fin era ya inminente también les dijo que, aunque lo sintieran, a ellos les convenía su marcha porque les mandaría el Espíritu Santo:

Dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino que hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y tomará de lo mío y os lo anunciará».

Evangelio Juan 16, 12 – 15

Y así fue. Y cuando, tras la muerte y resurrección de Jesús recibieron el Espíritu Santo su vida cambió por completo, porque por fin comprendieron la hondura de la doctrina de su Maestro: todas sus palabras cobraron por fin su verdadero sentido.

El Espíritu les dio luz. Y también dones. Ellos se dejaron guiar por él durante el resto de sus vidas y, gracias a eso, fueron capaces de extender el cristianismo por el mundo entero. Y gracias a ellos muchos de nosotros hoy, siglos más tarde, también tenemos a Jesús por Maestro y también tratamos de hacer de su doctrina nuestro estilo de vida.

Ese mismo Espíritu quiere acompañar también hoy nuestra vida y nuestros pasos. Y basta con que vivamos en sintonía con el mensaje de Jesús, basta con que vivamos de cara a los demás, para que ese acompañamiento se haga efectivo.

Nuestra pregunta llegado este momento podría ser ¿cómo se yo si tengo ese Espíritu? Y la respuesta es clara: al Espíritu se le siente. El Padre Ayúcar explicaba que nuestra disposición hacia las tres personas de la Santísima Trinidad podría matizarse de la siguiente manera:

  • Hacia el Abba para amarlo. A Dios Padre le queremos por lo que representa, por lo muchísimo que nos quiere, por lo que nos cuida, por lo que nos resuelve, por hacer de Padre – Madre.
  • Hacia el Hijo para imitarlo. Ese Jesús que se hizo hombre como nosotros, con nuestras limitaciones y nuestras miserias, para enseñarnos con su vida cómo podemos vivir una vida del Cielo ya aquí en la tierra.
  • Hacia el Espíritu para sentirlo. Es el Espíritu ese que, cuando está dentro de nosotros, nos hace vibrar, nos hace sentir y nos da la luz que nos indica qué camino debemos seguir. No va el Espíritu a nuestro lado en el camino de la vida, no; está dentro de nosotros.

Es el Espíritu el que nos va enseñando a mirar, cada vez más, con la mirada de Dios. Y el que en ocasiones nos invita a avanzar por un camino y en otras por su contrario.

Muchos de quienes queremos ser cristianos y conocemos bien el mensaje de Jesús, lo cierto es que no terminamos de crecer en la vida espiritual. Y nos ocurre porque en realidad no actuamos como Dios quiere sino como a nosotros nos parece bien, aunque sea -por supuesto- desde la mejor de las intenciones. Nos movemos confiando, fundamentalmente, en nuestras ideas, nuestras fuerzas y nuestras capacidades.

Para crecer en la vida espiritual es necesario confiar. Es preciso abandonarse. Es necesario dejarse guiar por ese Espíritu que nos va enseñando, poco a poco, a mirar con la mirada de Dios. Sólo así conseguiremos «hacer equipo» con Dios Padre.

La imagen es de NADIA71 en pixabay

2 comentarios

  1. Muy bien traídas las dos citas: la de san Juan, con su dosis de misterio y suspense, y la del padre Ayúcar como receta clara y directa para todos los días. Marta les da sentido a ambas uniéndolas en un solo mensaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.