«Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?»

Evangelio del día 7 de junio de 2022 – Mateo 5, 13 – 16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.»

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

Si la sal se vuelve sosa

Si la sal se vuelve sosa

Con estas palabras nos invita Jesús, una vez más, a vivir para los demás. Y nos invita a hacerlo siendo la sal de la tierra, siendo de esas personas que, se encuentren en el entorno en el que se encuentren -familia, trabajo, amigos, vecinos o parroquia- facilitan que todo vaya bien: porque siempre están dispuestas a echar una mano, porque tienen tendencia a pensar bien y a disculpar, porque van de frente y no hacen críticas destructivas a espaldas de nadie, porque son discretas con la información que conocen de los otros o porque suelen estar de buen humor. Tienen problemas, como todos tenemos, pero los enfrentan con una actitud resiliente y con la seguridad de que la última palabra siempre la tiene Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.