Evangelio del Día Imagen Julio 2018

«Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada»

Evangelio Lucas 10, 38 – 42

Entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano». Respondiendo, le dijo el Señor: «Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada»

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

Aprender a elegir

Quienes vivimos en grandes ciudades tenemos muchas veces la sensación de llevar una vida demasiado sobrecargada de planes, tareas y obligaciones, en la que casi no nos queda tiempo para nada.

Algunos de esos planes, tareas y obligaciones – ligados normalmente a nuestra vida profesional o familiar – nos vienen impuestos y no tenemos más remedio que asumirlos. Pero lo cierto es que hay otros muchos sobre los que sí que tenemos capacidad de elección: son oportunidades que podemos tomar o que, por el contrario, podemos dejar pasar.

Y, en mi opinión, es importante que tengamos un criterio claro con el que elegir

Lo que de verdad importa

«Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria». (Evangelio Lucas 10, 41 – 42).

Estas palabras las pronunció Jesús dirigiéndose a Marta, una de las dos hermanas de Lázaro. Ella andaba ocupada, como anfitriona que era, con quehaceres domésticos para poder atenderle y él la invitó a que los dejase y se sentase a su lado a escuchar, junto a su hermana María, la Palabra que había ido a llevarles. Buena cosa era la merienda que posiblemente ella andaba preparando para su invitado… pero más importante sin duda era que comprendiese aquello que Jesús había ido a enseñarle. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.