«Porque donde está tu tesoro allí está tu corazón»

Evangelio del día 17 de junio de 2022 – Mateo 6, 19 – 23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban. Atesorad tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los coman ni ladrones que abran boquetes y roben. Porque donde está tu tesoro allí está tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!»

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

Los sudarios no tienen bolsillos

Bolsillo y dinero

La referencia a que los sudarios no tienen bolsillos no es original mía; se la oí en cierta ocasión al papa Francisco. Y me gustó tanto que la he recordado con frecuencia y hoy se la cojo prestada como título para este post; porque ilustra muy bien que cuando terminen nuestros días aquí en la tierra no nos llevaremos con nosotros ni el dinero ni los bienes materiales de los que hayamos podido disfrutar aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.