Jesús tomó pan, y pronunciando la bendición, lo partió y se lo dio diciendo: «Tomad, esto es mi cuerpo»

Evangelio del día 9 de junio de 2022 – Marcos 14, 22 – 25

El primer día de los Ácimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, mientras comían, Jesús tomó pan, y pronunciando la bendición, lo partió y se lo dio diciendo: «Tomad, esto es mi cuerpo». Después tomó el cáliz, pronunció la acción de gracias, se lo dio y todos bebieron. Y les dijo: «Esta es mi sangre de la alianza, que es derramada por muchos. En verdad os digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios».

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

La eucaristía

Justo antes de volverse Jesús al Cielo dejó instituida la eucaristía … algo que cuesta mucho comprender desde la razón pero que resulta sencillo, al menos entrever, si lo miramos desde el corazón y a la luz del interés que sabemos que tenía Jesús en que fuéramos uno con él y en unirnos también al Padre. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.