«Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás»

Evangelio Lucas 11, 29 – 32

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles: «Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación. Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Cuando sea juzgada esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.»

La imagen es de Free – Photos en pixabay

Reflexiones relacionadas

No os conozco

Puerta cerrada

En la sociedad en la que vivimos se ha impuesto una permisividad alarmante, en la que los límites que separan el bien del mal han quedado bastante diluidos. Y parece que mientras no hagamos mal al de al lado, todo vale.

Pero lo cierto es que conformarnos con no hacer mal al otro está lejos del cristianismo. Tan lejos, tan lejos, tan lejos, que en el Juicio Final será castigado.

Eso que no nos gusta escuchar

Eso que no nos gusta escuchar

Muchos cristianos -y quienes aspiramos a serlo- nos encontramos regularmente con el Evangelio. Porque lo escuchamos en misa o porque tenemos el hábito de leerlo con más o menos frecuencia. Y dejamos que el Espíritu, a través de él, nos inspire y nos haga sentir lo que en cada caso vaya resultando más conveniente.

Pero hay algunos aspectos de la doctrina que nos trajo Jesús en los que no nos gusta detenernos demasiado. Y pasamos por ellos casi de puntillas, sistemáticamente, por mucho que el Evangelio los recoja una y otra vez. Y, cuando nos encontramos con ellos, hacemos hasta lo imposible por tratar de buscarles interpretaciones que hagan posible que encajen con nuestra manera de pensar y nuestra forma de vida. Una manera de pensar y una forma de vida que muchas veces tiene mucho de egoísta y mucho de acomodada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.