«A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?»

Evangelio Lucas 9, 7 – 9

En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas. Herodes se decía: «A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?» Y tenía ganas de ver a Jesús.

La imagen es de pexels en pixabay

Reflexiones relacionadas

Preparar el camino

La misión de Juan fue preparar los corazones de aquellos que quisieron escucharle para que pudiesen recibir a Jesús. Y a ella dedicó su vida adulta, proponiéndosela de la misma manera tanto a las gentes sencillas como a las poderosas. Y tanto fue así que no reparó en afear al mismísimo Herodes su comportamiento con la mujer de su hermano y le costó la vida. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.