Evangelios noviembre 2019

«Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido»

Evangelio Lucas 19, 1 – 10

Entró Jesús en Jericó e iba atravesando la ciudad. En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo: «Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa». Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». Pero Zaqueo, de pie, dijo al Señor: «Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más». Jesús le dijo: «Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

La imagen es de Il ragazzo en cathopic

Reflexiones relacionadas

El arrepentimiento

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Evangelio-apc-Cartel.jpg

No detalla el Evangelio la conversación entre Jesús y Zaqueo. No hace falta. Por su resultado, sabemos que esa conversación llevó a Zaqueo a tomar conciencia de que no había ganado su riqueza de una forma justa y también de que su estilo de vida estaba lejos de la doctrina que predicaba Jesús.

Se arrepiente y se esfuerza en arreglar lo que en el pasado había hecho mal, dando la mitad de sus bienes a los pobres y compensando con creces cada fraude realizado. Y con su cambio de actitud lleva la salvación a su casa.

Eso es conversión.

Anteponer el interés del otro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es evangelio-apc-nube-de-corazc3b3n.jpg

Muchos de nosotros tenemos cierta tendencia a hacer un juicio rápido sobre las personas a las que vamos conociendo en el camino de la vida. Marcados por nuestros prejuicios y tras una primera impresión, encasillamos a quien tenemos enfrente y decidimos en el momento – creo que de manera no consciente – si le damos o no una oportunidad.

Fácilmente damos esa oportunidad a aquellas personas que por una u otra razón nos pueden interesar; y fácilmente también damos esa oportunidad a aquellas personas hacia las que sentimos cierta afinidad.

Al resto las «tachamos» o, simplemente, las dejamos pasar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.