Evangelio del día Imagen Mayo 2019


Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente

Evangelio Mateo 5, 13 – 19

Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos.
No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.

La imagen es de Free-Photos en pixabay

Reflexiones relacionadas

Vosotros sois la sal de la tierra

La sal es un ingrediente que todos conocemos y todos utilizamos para cocinar. Es baratísima y tan pequeña que parece insignificante pero lo cierto es que es fundamental en la cocina: un guiso, por buena que sea la materia prima con la que esté hecho y por buena que sea la receta que estemos siguiendo, si no tiene sal, parece que no sabe a nada. Ese mismo guiso, con tan solo un pellizco de sal, se transforma por completo, adquiriendo con él la comida como por arte de magia todo su sabor

Vosotros sois la luz del mundo

En el mundo occidental y en particular en las grandes ciudades es fácil que vivamos inmersos en una vida bastante competitiva e individualista en la que no queda apenas tiempo ni para Dios ni para los demás. Y son muchas las personas que sienten «como que les falta algo» a lo que ni siquiera saben ponerle nombre. Ese «algo» que les falta es dotar de sentido a la vida. Tratan de llenar ese vacío refugiándose hoy en unas cosas y mañana en otras y siguen perdidas, porque buscan donde no está lo que necesitan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.