Evangelio-del-día-Imagen-septiembre 2-2018

Evangelio Marcos 9, 30 – 37 «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos»

Jesús y sus discípulos atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará». Pero no entendían lo que decía, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún, y una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?». Ellos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos». Y tomando un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado».

La imagen es de Pexels en pixabay

Reflexiones relacionadas

Evangelio apc FilaMuchos últimos serán los primeros

Para Dios, como para nosotros, también hay unos primeros y unos últimos. Pero su criterio para ordenarnos no es el mismo que tenemos aquí en al tierra; en el orden de Dios los primeros puestos nada tienen que ver ni con la influencia, ni con la riqueza, ni con el poder: su unidad de medida es el amor y para Él, quienes están en los primeros puestos son los que más aman. Y esos que más aman son, sin lugar a dudas, los que más sirven

Evangelio apc Lavando los PiesEl amor es servicio

Que el amor es algo que debemos traducir en obras es algo bastante intuitivo para todos. De no ser así, nuestro amor sería, dicho quizás de una manera demasiado de andar por casa, tan solo “de boquilla”.    

A lo largo de toda su vida pública, Jesús nos enseña una y otra vez que lo único importante en la vida es el amor. Lo hizo a través de sus palabras y, sobre todo, con el ejemplo que nos dejó con su vida

Evangelio apc Manos en forma de corazónAsí nos quiere Jesús

Cada uno de nosotros es tan importante para Él, que lo que nos hagan es como si se lo hicieran a Él mismo. Y tanto es así, que el resultado del juicio de las personas que nos han rodeado a lo largo de nuestra vida dependerá, en parte, de cómo se hayan portado con nosotros: de si nos han cuidado, de si nos han atendido, de si nos han querido ….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.