«Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa»

Evangelio del día 30 de junio de 2022 – Mateo 9, 1 – 8

En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. Le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico: «¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados.» Algunos de los escribas se dijeron: «Éste blasfema.» Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo: «¿Por qué pensáis mal? ¿Qué es más fácil decir: «Tus pecados están perdonados», o decir: «Levántate y anda»? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados.» Dijo, dirigiéndose al paralítico: «Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa.»» Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad.

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

Levántate, coge tu camilla y vete a tu casa

Alegrarnos

Algunos de nosotros, atrapados por las muchas ataduras del mundo, vivimos como paralizados. Nuestras dependencias, el qué dirán, las prisas, el apego a las cosas materiales y, sobre todo, nuestros miedos, nos impiden avanzar de una manera decidida en el estilo de vida que nos propuso Jesús. Y le pedimos ayuda: que nos muestre el camino para liberarnos de esa parálisis que nos impide alejarnos de la mediocridad.

El arte de la perseverancia

A lo largo de la vida las personas vamos pasando por distintas etapas. En algunas todo nos va bien y sentimos que la vida nos sonríe. En otras, por el contrario, parece que las dificultades y los problemas se nos amontonan por todas partes. Cuando esto pasa, suele instalarse en nuestro corazón la tentación de tirar la toalla. Pero no debemos caer en ella; más bien debemos ser resilientes y practicar el arte de la perseverancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.