«Si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos?»

Evangelio del día 14 de junio de 2022 – Mateo 5, 43 – 48

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Amarás a tu prójimo» y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

Una religión de máximos

En español utilizamos el término amor para referirnos a ese sentimiento que nos hace desear bien al otro. Y lo usamos también para referirnos a la atracción emocional o la atracción sexual.

Cuando hablamos de la doctrina que nos trajo Jesús habitualmente usamos ese mismo término, pues es el que tiene nuestro idioma. Pero lo cierto es que se nos queda corto. Más bien cortísimo. Porque eso que nos invita a vivir Jesús está en una liga muy superior a lo que en nuestra sociedad entendemos por amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.