«Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en el infierno»

Evangelio del día 10 de junio de 2022 – Mateo 5, 27 – 32

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído el mandamiento «no cometerás adulterio». Pues yo os digo: El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior. Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en el infierno. Si tu mano derecha te hace caer, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero al infierno. Está mandado: «El que se divorcie de su mujer, que le dé acta de repudio.» Pues yo os digo: El que se divorcie de su mujer, excepto en caso de impureza, la induce al adulterio, y el que se case con la divorciada comete adulterio.»

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

Una religión de máximos

En español utilizamos el término amor para referirnos a ese sentimiento que nos hace desear bien al otro. Y lo usamos también para referirnos a la atracción emocional o la atracción sexual.

Cuando hablamos de la doctrina que nos trajo Jesús habitualmente usamos ese mismo término, pues es el que tiene nuestro idioma. Pero lo cierto es que se nos queda corto. Más bien cortísimo. Porque eso que nos invita a vivir Jesús está en una liga muy superior a lo que en nuestra sociedad entendemos por amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.