«El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba»

Evangelio Lucas 2, 36 – 40

En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén.
Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

La imagen es de KolosVito en pixabay

Reflexiones relacionadas

Conservar en el corazón lo que no entendemos

Conservar en el corazón

Son muchas las veces que los cristianos -y quienes aspiramos a serlo- no entendemos el porqué y el para qué de las situaciones que nos rodean. Ante ese no entender, en algunas ocasiones nos venimos abajo. En otras, nos revelamos. En otras, incluso nos enfadamos con Dios. En otras optamos por conservarlas en el corazón y regalarle a Dios nuestra Fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.