Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros

Evangelio Marcos 10, 28 – 31

Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús dijo: «En verdad os digo que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más —casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones— y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros».

La imagen es de congerdesign en pixabay

Reflexiones relacionadas

Recompensas

Es bien conocido que todos tendremos un juicio al final de nuestros días. Juicio en el que, tan solo por el amor que hayamos sido capaces de regalar, seremos juzgados. La recompensa para aquellos que hayan pasado por la vida haciendo el bien será nada menos que el Paraíso: una vida eterna, donde no habrá ya enfermedades, ni penas, ni dolor, ni muerte. Una vida en el Amor. Una vida tan sumamente plena, que difícilmente podemos ni tan siquiera atisbar con nuestras capacidades humanas.

Sin embargo, esa no es la única recompensa con la que Dios premia a los Suyos. Existe otra recompensa, menos conocida por muchos cristianos, y es la que Dios regala ya en la tierra

Muchos últimos serán los primeros

Para Dios, como para nosotros, también hay un orden; para Él también hay unos primeros y unos últimos. Pero su criterio para ordenarnos no es el mismo que tenemos aquí en al tierra; en el orden de Dios los primeros puestos nada tienen que ver ni con la influencia, ni con la riqueza, ni con el poder: su unidad de medida es el amor y para Él, quienes están en los primeros puestos son los que más aman. Y esos que más aman son, sin lugar a dudas, los que más sirven

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.