«Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano»

Evangelio del día 10 de mayo de 2022 – Juan 10, 22 – 30

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón. Los judíos, rodeándolo, le preguntaban: «¿Hasta cuándo nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente». Jesús les respondió: «Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, esas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Lo que mi Padre me ha dado es más que todas las cosas, y nadie puede arrebatar nada de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno».

La imagen es de congerdesign en pixabay

Reflexiones relacionadas

Jesús protege a su rebaño

Jesús se representa a sí mismo en distintos pasajes del Evangelio como buen pastor que conoce, cuida y protege a las ovejas de su rebaño.

En esta ocasión un grupo de adversarios le rodea y trata de forzarle a decir abiertamente que era el Mesías para poder matarlo. En el marco de su respuesta pronuncia Jesús estas palabras.

Un solo rebaño

Un solo rebaño

Todos estamos llamados a formar parte de un solo rebaño y a tener un solo pastor. Da igual en qué continente hayamos nacido, en qué momento histórico, cuál sea nuestra lengua materna o en qué clase social nos hayamos criado. La doctrina del amor es universal y todos, sin excepción, estamos llamados a vivir desde el servicio. Sean cuales sean las circunstancias que rodeen nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.