«Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

Evangelio Lucas 21, 1 – 4

En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el arca de las ofrendas; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo: «Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.»

La imagen es de Pexels en pixabay

Reflexiones relacionadas

Generosidad como forma de vida

Alegrarnos

La generosidad es el hábito de dar sin recibir nada a cambio.

Cuando hablamos de ella, habitualmente nos referimos a dar de nuestros bienes y, muy en particular, a compartir nuestro dinero con aquellos que por una u otra razón carecen de él. 

Compartir nuestra riqueza – sea mucha o poca – es necesario. Muy necesario. Porque el dinero es imprescindible para vivir y quienes carecen de él, además de tener descubiertas necesidades básicas se encuentran con otros muchos problemas que la escasez económica sin duda desencadena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.