Evangelio del día Imagen agosto 2019

Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado, por motivo de Herodías, mujer de su hermano Filipo; porque Juan le decía que no le era lícito vivir con ella

Evangelio Mateo 14, 1 – 12

Oyó el tetrarca Herodes lo que se contaba de Jesús y dijo a sus cortesanos: «Ese es Juan el Bautista, que ha resucitado de entre los muertos, y por eso las fuerzas milagrosas actúan en él». Es que Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado, por motivo de Herodías, mujer de su hermano Filipo; porque Juan le decía que no le era lícito vivir con ella. Quería mandarlo matar, pero tuvo miedo de la gente, que lo tenía por profeta. El día del cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó delante de todos y le gustó tanto a Herodes, que juró darle lo que pidiera. Ella, instigada por su madre, le dijo: «Dame ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista». El rey lo sintió, pero, por el juramento y los invitados, ordenó que se la dieran, y mandó decapitar a Juan en la cárcel. Trajeron la cabeza en una bandeja, se la entregaron a la joven y ella se la llevó a su madre. Sus discípulos recogieron el cadáver, lo enterraron, y fueron a contárselo a Jesús.

La imagen es de katrina_S en pixabay

Reflexiones relacionadas

Preparar el camino

Juan supo  comprender qué es lo que Dios quería de él. Supo, cuando llegó el momento, salir a predicar, supo proponer un bautismo de conversión y vuelta a Dios y supo también, llegada la hora, retirarse a un segundo plano para dejar que fuera Jesús quien ocupase la primera posición. 

Su cometido lo tuvo más que claro: él tenía que ser el puente entre la espiritualidad reinante entonces – compuesta por más de 600 preceptos y Leyes – y la propuesta que poco después  traería Jesús, que de una manera muy didáctica resumiría en algo tan sencillo y tan hondo a la vez como el amor a Dios y el amor a los hombres.

La misión de Juan fue preparar los corazones de aquellos que quisieron escucharle para que pudiesen recibir a Jesús

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.