«No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo»

Evangelio del día 1 de junio de 2022 – Juan 17, 11 – 19

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos al cielo, oró, diciendo: «Padre santo, guárdalos en tu nombre, a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo guardaba en tu nombre a los que me diste, y los custodiaba, y ninguno se perdió, sino el hijo de la perdición, para que se cumpliera la Escritura. Ahora voy a ti, y digo esto en el mundo para que ellos mismos tengan mi alegría cumplida. Yo les he dado tu palabra, y el mundo los ha odiado porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Conságralos en la verdad; tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Y por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en la verdad.»

La imagen es de StockSnap en pixabay

Reflexiones relacionadas

Jesús protege a su rebaño

Las ovejas de Jesús son las personas que aman a los demás «En esto conocerán que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros» (Evangelio Juan 13,35). Esas son las personas que «escuchan su voz» y a las que Él «conoce» (reconoce como suyas). Y son esas mismas personas, como no podría ser de otra manera, las que alcanzarán la vida eterna, porque sabemos que al final de nuestros días se nos juzgará por el amor que hayamos repartido en vida.

Mezclados

Todos pasamos por etapas en las que las cosas nos van bien y en las que tenemos la sensación de que la vida nos sonríe. En otras ocasiones, por el contrario, pasamos por situaciones complicadas, en las que el día a día se hace difícil. Algunas, como las enfermedades, se nos presentan sin más y nos obligan a armarnos de valor y hacerles frente. Pero otras dificultades nos llegan porque en torno a nosotros, lamentablemente, hay personas que no son buenas: unas son egoístas, otras son tiranas, otras son ambiciosas, otras son orgullosas, otras son… y no les importa demasiado si con sus decisiones o con sus comportamientos, quienes les rodean salen o no mal parados. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.