«El hombre bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque de lo que rebosa el corazón habla la boca»

Evangelio del día 27 de febrero de 2022 – Lucas 6, 39 – 45

En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos una parábola: «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? No está el discípulo sobre su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame que te saque la mota del ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano. Pues no hay árbol bueno que dé fruto malo, ni árbol malo que dé fruto bueno; por ello, cada árbol se conoce por su fruto; porque no se recogen higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos. El hombre bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque de lo que rebosa el corazón habla la boca».

La imagen es de pexels en pixabay

Reflexiones relacionadas

Juzgar desde el amor

Jesús nos previene acerca de los juicios precipitados y malintencionados, tan comunes en nuestro entorno. Esos juicios destructivos que se hacen desde la envidia o el egoísmo.

Juicios hechos desde el amor y desde un corazón limpio son necesarios y mucho. No quiere Dios cristianos blanditos a los que todo el mundo toma el pelo. Más bien quiere personas que, desde un corazón misericordioso, tengan criterio y valentía para defender lo que en cada ocasión sea lo más justo. Como fue Jesús.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.