Evangelio del día Imagen abril 2018

Evangelio Juan 15, 1 – 8  «Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada»

«Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento que no da fruto en mí lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»

La imagen es de Bru-nO en pixabay

Reflexiones relacionadas

Evangelio apc UvasPerseveracia en el amor

Muchos de nosotros, conociendo o no el mensaje de Jesús, queremos cambiar el mundo, queremos que sea más justo y para ello tratamos de ir siendo cada vez mejores. Sin embargo, hay una piedra en la que tropezamos una y otra vez y es en la falta de constancia: nos dejamos enredar en las distracciones del mundo y a menudo  terminamos de nuevo en ese terrible  “primero yo, luego yo y después yo”.

Estas palabras preciosas de Jesús en el Evangelio que nos invitan, precisamente, a ser constantes, a perseverar en el amor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.